La vivienda esta ubicada en las afueras de benlloch, con buena orientación y rodeada de campos frutales. la vivienda se proyecta “adaptándose” al campo, formando parte de el y volcando sus estancias al mismo, alejándose del camino de la ermita para no alterar la silueta marcada por la misma vegetación autóctona. los grandes paños acristalados, permiten que la casa se abra al paisaje y que este forme parte de la vivienda, enmarcándolo en alguno de los casos. se busca la conexión continua de los espacios interiores y exteriores siendo la presencia del campo un objeto de deseo sobre el que arrojar vistas.