El proyecto resuelve con un gesto en planta en forma de H la disposición de la vivienda en una parcela de 1200m2 cuya mitad sur está ocupada por palmeras de diferentes especies, cultivadas durante años como si de un jardín botánico especializado se tratara. la presencia de la palmeras, la orientación a sur este, la dirección de viento predominante de levante, las expectativas estéticas y las necesidades que nos trasladan los promotores de la vivienda, nos llevan a plantear dos partes diferenciadas; una mas pública e planta baja, abierta con grandes paños acristalados al jardín y la piscina y otra más privada dispuesta en planta primera con los dormitorios. resulta una vivienda que a pesar de su tamaño no impone, los espacios están a la medida justa, la luz natural es abundante, la relación con el exterior es continua desde cualquier rincón, y funciona bién… no podemos pedir más.