El proyecto de oficinas y laboratorios para la empresa esmalglass, resuelve la ampliación a partir de un edificio preexistente con el objetivo de crear un nuevo icono de la empresa más acorde con el desarrollo de la misma. mediante un gran volumen de vidrio se envuelve el antiguo edificio obteniendo una imagen representativa y unitaria de la firma promotora a la que acoge. desde las primeras ideas, se tiene en cuenta la presencia del edificio en su entorno y su percepción desde la carretera a la que se dispone en paralelo. así, se plantea el edificio pensándolo como una serie de planos estructurales cubiertos por una envolvente de vidrio que permite ver a su través la actividad que se desarrolla en el interior. el programa se organiza por plantas así; en planta sótano se ubica el archivo y almacén, en planta baja se disponen laboratorios al igual que en planta primera. Siendo la superficie total de ampliación y remodelación del edificio existente de casi 12.000 m2.