El parque del auditorio y palacio de congresos de castellón, se configura desde su inicio como uno de los espacios destinados a zona verde de mayor importancia de la ciudad. resolviendo acertadamente el encuentro de la trama ortogonal presente en la nueva zona de ensanche de la ciudad con las trazas históricas y culturales presentes en la avenida del lidón, sirve de marco inigualable para el edificio de volúmenes blancos que configuran el auditorio, nuevo punto de centralidad y referencia para una ciudad en constante desarrollo. a modo de salón o antesala , el proyecto delimita cuatro zonas diferenciadas, en función de su vegetación, topografía y actividad a desarrollar en ellas: jardín de los naranjos, bosque de morera, colina, bosque de ribera. cada zona responde a los condicionantes del entorno próximo, así la presencia del auditorio invita a un espacio diáfano con arbolado de poco porte, amable, donde el sonido del agua esté presente. la existencia del vecino parque rafalafena provoca una respuesta con arbolado de mayor porte y caminos que se dirigen a su encuentro, pensando en la futura integración. la vía de circulación con intenso tráfico provoca una respuesta a través de dunas verdes que protegen tanto acústica como visualmente…